lunes, 26 de septiembre de 2011

Noches.

Hay noches, noches, y noches. Noches de colores. Noches oscuras. Noches blancas y noches negras. Noches en compañía, y otras en soledad. Noches con gente, otras con botellas. Noches entre sábanas, con o sin alguien a quien abrazar. Noches en terrazas, donde fumarse un par de cigarros era mejor que cualquier otro sistema de ocio modernizado. Noches en las que no hacían falta luces de neón, solo dos almas y un colchón. Noches en las que querías volar. Noches en las que no podías ni andar. Noches en las que las farolas te cegaban. Noches en las que no veías nada. Noches en las que estabas tan perdido que intentaste hablar con las paredes y apoyarte en las personas. Noches, en las que te extrañé.

Pero por más que intente evitarlo, las noches serán el corazón del sueño.

1 comentario:

  1. Las noches son eternas, como los sueños, y siempre estarán ahi pase lo que pase...

    ResponderEliminar